Ir al contenido principal

KAPITAL TRUTH, UNA MONEDA EDUCATIVA Y SU SIMULADOR DE USO (Colaboración de Francisco O. Martínez)

Kapital Truth es un programa que sirve para crear una moneda social electrónica, especialmente útil en un entorno educativo. Es una aplicación web y por tanto ejecuta en un servidor web, pero acabamos de lanzar un simulador para que cualquiera pueda entender mejor su funcionamiento, sin necesidad de instalar el programa en sí.

De momento, sólo en español, este primer simulador es una maqueta reducida. Con él puedes, a un mismo tiempo, ser todas las personas que lo usan, incluida su administración, revelando de un solo vistazo las valoraciones y transferencias mutuas, cosa que, por privacidad, por intimidad, nunca puede verse en el programa real.

Como ya contamos aquí eneste blog hace un año, Kapital Truth reparte dinero en función de valoraciones mutuas cotidianas. Su respaldo se funda en una renovada confianza mutua. Desde el oro o la sal, en la evolución histórica del dinero, supone una máxima aquilatación, abstracción, porque las de Kapital Truth no son criptomonedas, no posees en tus dispositivos un código "moneda", tan sólo un número en tu pantalla de la cantidad de riqueza del total común social que hoy te correspondería. Número que conocéis solamente tú y el administrador. No contempla oxidaciones. Monetiza valores y comportamientos sociales, no privados, y plantea así una reflexión sobre con qué otros valores y comportamientos se nos monetiza hoy con dólares o euros, y con qué tiempos y modos. Uno de sus rasgos es la estanqueidad de la cantidad de sus monedas. No crece su masa monetaria, el Tesoro, de modo que aumentar la riqueza social de bienes, servicios e intercambios supone mantener o bajar precios. Por simplicidad, no hay decimales ni céntimos. Funciona entre personas que pueden llegar a tratarse en el mundo real. Resulta ser una estupenda moneda educativa. Las opiniones mutuas del alumnado, convertidas en monedas, retroalimentan sus mejores comportamientos sociales.

En el simulador juegas a poner posibles opiniones sobre un tablero cartesiano. Valoras con tres intensidades: No cumple un buen valor, Sí lo cumple, Doble: lo cumple mucho. No existe un botón-castigo. Después, al pulsar el botón Ejecutar reparto, se pone en marcha el mecanismo por el que el mutuo aprecio se convierte en dinero, ¡pero nunca al revés! Hemos puesto una cantidad fija de cien monedas. Si no hubiera suficientes para todos los méritos dados, el repartidor pasará sucesivamente una "lima recortadora”, aquí sólo en el caso de cinco personas y tres preguntas, todas sentenciadas al doble. En todo momento puede pagarse una transferencia instantánea, por una asistencia educativa o en pago de algún bien o servicio.


Como una canoa, un avión o un autobús, sólo se mueve y tiene sentido cuando se llena de gente. Aquí puedes jugar a conducirlo, y sabrás manejar el programa real.




Comentarios

Entradas populares de este blog

DESPEDIDA Y HASTA MUY PRONTO

Con este post doy por finalizado el trabajo que derivó de mi primer libro "VIVIR SIN EMPLEO", al que han seguido muchas personas y colectivos y cuyo autor necesita no sólo renovar contenidos, también transmitir nuevas ideas e iniciativas, quizás en un segundo libro.... 
Son muchos los agradecimientos que tendría que dar desde ese primer post de fecha 23 de septiembre de 2009 hasta hoy mismo; las satisfacciones también han sido muchas, muchas personas las que por medio de este blog nos hemos conocido e intercambiado experiencias, conocimientos, ideas, emociones, no solo aquí en España sino especialmente en Latinoamérica; y continuamos con muchas más iniciativas como el Banco de Tiempo de las Letras y el TIMELAB en el Medialab Prado, o en proyectos de monedas sociales como el Maravedí en Zafra, además de colaboraciones con otros tantos proyectos en diversas partes del mundo.
También es momento de dejar responsabilidades y asumir otras nuevas: La ADBDT a la que accedí en el 20…

“ABRETE SESAMO”, NUEVA TIENDA DE TRUEQUE EN MADRID

Después del éxito mediático y de público en Madrid de la tienda de trueque Adelita, de la que hemos hablado en este blog en anteriores ocasiones, aparece en el panorama económico-alternativo de Madrid una nueva tienda de trueque con el nombre de “ABRETE SESAMO”;  sus promotores son una pareja, Emanuela y José, que en el pasado mes de diciembre abrieron esta pequeña y coqueta  tienda en la Calle Noviciado número 9, toda ella con material reciclado para el  mobiliario y la decoración. Os recomendamos que os asoméis no sólo a trocar sino a disfrutar de una tienda diferente, divertida y colorista, donde podéis trocar ropa, libros o cualquier otro objeto por una pequeña aportación en euros al proyecto que dependerá de la cantidad de puntos que recibas por lo que has llevado, con la posibilidad de un bono mensual de 20 euros para trocar todo lo que quieras y más (¡permiten incluso la domiciliación bancaria!). Todos tus puntos te los apuntan en una tarjeta con tu nombre que funciona como si …

EL EURO RES, UNA MONEDA COMPLEMENTARIA BELGA QUE POTENCIA EL COMERCIO LOCAL (MONEDAS ORIGINALES, V)

El Euro RES es una moneda complementaria creada hace ya 15 años en Bélgica, con el mismo valor que el euro y que funciona exclusivamente entre una red de pymes y medianas empresas - 5.000 en la actualidad - facilitándoles un mercado interno o marketplace B2B donde poder efectuar sus negocios entre sí  - todo fiscalmente transparente -  además de un mercado paralelo B2C donde también pueden acudir particulares – más de 100.000 en estos momentos - para efectuar compras más económicas, esto tan sólo hace cinco años que fue cuando decidieron abrir su proyecto  al público en general. Jurídicamente son una cooperativa y la moneda que utilizan es exclusivamente electrónica, utilizándose una tarjeta que facilita las transacciones entre los miembros además de otros medios como el teléfono o mediante transferencias entre las cuentas de depósitos en Euro RES de sus clientes en una suerte de Banca Online al uso;  contemplan también la posibilidad de poder utilizar una tarjeta de fidelización llama…