jueves, 2 de mayo de 2013

MONEDAS SOCIALES EN FRANCIA: RENCONTRES MONÉTAIRES DE VILLARCEAUX


Un total de 32 investigadores, expertos y académicos en el ámbito de las monedas sociales nos reunimos durante tres días - 5, 6 y 7 de abril - en Villarceaux, un espacio rural ubicado a 100 kilómetros al norte de Paris, bajo el lema de “Soberanía, ciudadanía y pluralismo monetario”. Durante los tres días los participantes aprovechamos además para conocernos o reencontrarnos de nuevo y compartir conocimientos y experiencias más recientes.

El Foro fue organizado por el Instituto Thorstein Veblen que volvió a reunir a muchos de los especialistas que ya habían participado el 18 de marzo en el seminario «L’unité dans la diversité monétaire» y en el cual se había abordado la cuestión del euro y la fragmentación del sistema monetario y financiero europeo, en el que los estados periféricos no pueden más que con sus propias instituciones financieras nacionales y los planes de austeridad están empobreciendo a sus habitantes, acentuando los desequilibrios estructurales que son los que están en el origen de la crisis del euro.

En las conversaciones informales mantenidas con muchos de los especialistas reunidos en Villarceaux se pudo apreciar que consideran posible salvar al euro, es decir, como una unidad de cuenta y de pago común entre los países que lo deseen, a condición de que se reconozca en el desarrollo en el plano local, regional y nacional otros instrumentos monetarios complementarios al euro. Una opinión que ya nos es conocida a través de Bernard Lietaer, quien considera que no se trata de suprimir el euro, sino de dotarse de un ecosistema monetario que dote al sistema monetario de la elasticidad necesaria para que salvando el principio de subsidiariedad, proporcione resiliencia a las regiones y a las economías locales.

Sobre este fondo es como se comprende la participación estelar de un invitado de lujo al Foro de Villarceaux: Pedro Páez, Superintendente al Control del Mercado (Ecuador) quien expuso los principios y razón de ser del Banco del Sur y el proceso de emancipación monetaria que están viviendo los países latinoamericanos de la Alianza Bolivariana, aglutinados alrededor del SUCRE, nacido como resultado de la terrible crisis financiera vivida por Ecuador y que produjo un colapso del tejido social en toda Latinoamérica y el nacimiento de los clubs de trueque en Argentina.

Los organizadores brindaron a Pedro Páez la posibilidad de exponer cómo había reaccionado la población de su país, la búsqueda de soluciones y la creación de sistemas financieros desde la base. De hecho, en el Ecuador hay 15.000 bancos comunitarios y 3.000 cooperativas. Se instruye a la gente más popular en los principios básicos de contabilidad y finanzas y se busca de forma persistente otra clase de forma de vida: “Buen vivir”, una expresión que proviene del idioma quechua “Sumak Kawsay”, para que las familias más humildes puedan sobrevivir en armonía con la Pachamama o madre tierra, y que está introducida incluso en la actual Constitución del País.

La exposición de Pedro Páez proporcionó un buen conocimiento de cómo el Fondo Monetario Internacional había obligado a dolarizar su economía y prescindir de su propia moneda nacional, lo cual provocó una extraordinaria escasez de moneda y que le llevó a recomendar a los europeos que resistan y no sucumban a los imperativos de los mercados financieros internacionales. Según su opinión lo sucedido en España es dramático al desmantelar las Cajas de Ahorro y convertirlas en bancos, lo contrario a considerar al sistema financiero como un servicio público.

El representante ecuatoriano expuso también cómo sus compatriotas habían luchado contra la crisis y descubierto que la oxidación de la moneda – mecanismo antiespeculativo y antiacumulativo propugnado por el economista Silvio Gesell a principios del siglo pasado y adoptado por numerosas iniciativas de monedas locales - no es necesaria en Latinoamérica debido a la hiperinflación, así como el mundo de posibilidades que se abren con la utilización de los teléfonos móviles.

La doble intervención de Pedro Páez en el fin de semana elevó el nivel de lo tratado a un plano macroeconómico muy diferente de las experiencias locales que se presentaron también en este foro, concretamente las moneda francesas Luciole, Messure y Sol-Violette (la más significativa esta última con la participación del primer Teniente de Alcalde de Toulouse), las monedas inglesas de transición Bristol Pound y Brixton Pound y la futura moneda de la ciudad deNantes. También de gran interés fue la intervención del tunecino Lofty Kaabi, Consejero de la Presidencia en materia de Innovación Social y responsable del Proyecto de Banco de Tiempo de Túnez. Se trata de una iniciativa de lucha contra la pobreza planteada en cuatro niveles: salud, educación, emprendedurismo y medioambiente. La combinación entre la moneda nacional y la moneda complementaria se presenta como una oportunidad para actuar sobre la pobreza, movilizando a un total de 25.000 personas en todo el país. Está previsto que el arranque de la iniciativa tenga lugar en noviembre de 2013.

(para más información sobre monedas sociales en Francia, recomendamos consultar la web 

(Otra web para aquel que quiera conocer de primera mano la realidad de las monedas complementarias en el país vecino es la gestionada por el Institut Palmas Europe, Monnaies en Débat)

En este foro tuvimos la oportunidad de participar desde España Miguel Yasuyuki, Enric Montesa y yo mismo, gracias a ambos por vuestra colaboración y ayuda para elaborar este post; Miguel es avezado colaborador de este blog, Master en Economía Social por la Universitat de Valencia además de un gran investigador y promotor de monedas sociales por todo el mundo, Enric es economista y miembro del grupo promotor de la moneda social de Russafa (Valencia).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails