viernes, 24 de septiembre de 2010

BANCO DE TIEMPO CIRCULO MATERNO DE MALLORCA: TODAS LAS MADRES NECESITAN SU “TRIBU”



Autor: Humberto López Rodríguez, Secretario del Banco de Tiempo del Círculo Materno
bancodetiempo@circulomaterno.org 
Telf: 670478434 y 971603193

Una tarde cualquiera, paseando por el Parc de la Mar en Palma de Mallorca, descubres un grupo de mujeres sentadas en círculo y conversando animadamente. Se venalgunos bebés, gateando en medio del círculo y otros niños en los columpios, o bajando por la enorme trompa del elefante-tobogán. ¿No es cierto que últimamente parece que se ven más niños y bebés que antes? De vez en cuando, alguno de los niños se acerca a su madre y le comenta algo que ha visto, o le pide consejo, o le dice que se ha hecho daño, que le han quitado un juguete… y luego regresa corriendo a la zona de arena para seguir jugando con sus nuevos amigos.
Los pequeños que empiezan a caminar son atendidos por su mamá, y también por las demás, si viene al caso. Reciben caricias, palabras de cariño y admiración, o una mano para no caerse. La pequeña Marta se siente querida y mirada por todas. Su madre está tranquila. Le dan consejos sobre cómo hacer la retirada del pañal. La madre está enseñando a Marta que puede pedir cuando necesita ir al baño. Todavía no lo hace, pero su madre se da cuenta de su necesidad antes de que sea demasiado tarde. Con paciencia y el tiempo necesario Marta aprenderá a colaborar con su madre en algo, por primera vez. Hay tantas cosas que las dos tienen que aprender…

A David le gusta jugar con Marta y algunas veces ha estado en su casa, haciendo manualidades. David ya no quiere ir en el porta-bebés porque dice que ya es mayor para ir a todas partes sobre la cadera de su madre. Enseña orgulloso tres dedos. Para él ha sido una gran experiencia sentir, desde su nacimiento, el calor el cuerpo de su madre y escuchar todos los sonidos dulces de su voz desde muy cerca. En todo momento podía saber qué era lo que ella estaba mirando; qué era lo que la preocupaba; qué sentía y cómo reaccionaba ante los acontecimientos. Bien cobijado dentro del porta-bebés ha podido mamar feliz incluso en un lugar público y concurrido, o mientras su madre se dirigía caminando a la compra. Recuerda como le mecía el vaivén del cuerpo de su madre cuando trabajaba, o realizaba sus tareas. Ha llegado la hora de caminar por sí mismo. Hace calor, y además no quiere que los demás niños se rían de él, ahora que ya ha descubierto su verdadera personalidad. Hoy David es Ironman, y el tobogán-elefante es su guarida.

La madre de David ha empezado a trabajar en una cruasantería. Ha calculado que durante el mes de agosto, cuando casi todas las guarderías, incluso las públicas, cierren por vacaciones tendrá que pagarla mayor parte de su sueldo, para poder dejar a David en una de ellas, ya que en verano aprovechan para aumentar sus precios. No tiene familia cercana aquí en Mallorca. Están muy lejos. Tampoco acaba de hacerse a la idea de dejarlo con extraños en una guardería.  Hay una sola cuidadora por cada 12 o 15 niños, y es difícil que llegue a conocerlos. Él está acostumbrado a tener siempre a su madre muy cerca, y a menudo son varios los adultos que le vigilan y le enseñan.

Las dos mujeres han llegado a un acuerdo: Inés llevará a su hijo David, cada mañana, a casa de María, la madre de la pequeña Marta, y jugarán juntos. Si Inés tuviera turno de tarde, lo llevaría a la guardería, donde cobran por días, o tal vez una de las otras mamás se ofrezca a cuidarlo alguna tarde. De entre todas, David tiene confianza con María y con su hija Marta. Inés cree que, si lo deja en esa casa, es probable que ni siquiera la eche de menos. Eso casi le apena, porque ve que se está haciendo mayor muy deprisa. A cambio, ella podrá quedarse con Marta esporádicamente, durante los siguientes meses. Para entonces Marta ya sabrá pedir para ir al baño. Inés la conoce muy bien. La siente casi como si fuera algo suyo. Le encanta verla crecer, jugando y aprendiendo, con su hijo.

La de hoy es una reunión especial, diferente de los encuentros semanales del Círculo. Las madres de la Asociación Círculo Materno Infantil de Mallorca han quedado en el Parc de la Mar para hacer balance de todas las actividades que se han realizado a lo largo del pasado curso. Cada jueves por la mañana, en el Casal de les Dones (Casal de las Mujeres dependiente del Instituto de la Mujer del Gobierno Balear), ha habido charlas sobre temas relacionados con la maternidad y la crianza: asesoría sobre portabebés, pañales de tela y otras prácticas de consumo responsable y ecológico; sobre lactancia, plan de parto y dificultades relacionadas con el sueño, alimentación infantil, educación, etc. Comentan los avances en el proyecto de creación de una nueva escuela libre para niños de 3 a 6 años. Tal vez David y Marta podrán comenzar en esta nueva escuela no directiva, que respeta y estimula su proceso personal de aprendizaje. El grupo de consumo de verduras, frutas y otros productos ecológicos, ya está en pleno funcionamiento y las mamás han colaborado en la realización y distribución semanal de las cestas. Y el Banco de Tiempo ya lleva un año funcionando.

El Banco de Tiempo del Círculo Materno está dirigido, principalmente, a madres , aunque también se pide la participación de los padres y otros familiares y amigos. De hecho, cualquier persona de buena voluntad es bien recibida.

En este banco tan particular no se ingresa dinero sino tiempo, el único bien del que todos disponemos por igual desde nuestro nacimiento. Para acumular horas en el banco se prestan servicios como masajes, clases de idiomas, labores del hogar, bricolaje, transporte, etc. De esta forma, cada uno va creando un círculo de personas con las que se puede contar, más allá de la familia o amigos. Tal vez esas personas lleguen a formar parte del propio círculo personal y uno pueda sentirse con ellas como en casa. Después se pueden utilizar las horas acumuladas en el banco para solicitar servicios de los demás. Se trata de que siempre haya un buen equilibrio entre dar y recibir.

El Banco de Tiempo del Círculo Materno se encuentra inscrito dentro de la Red Municipal de Bancos de Tiempo y recibe el apoyo del Ayuntamiento de Palma.
Un tipo especial de servicios dentro del Banco de Tiempo es el de cuidado de niños. Con este motivo, se ha creado un sub-grupo de mamás, coordinado por Anabella Rodríguez, psicóloga de profesión y cuya principal titulación o mérito es la de ser también mamá, y por tanto tener la experiencia suficiente para asesorar y realizar un seguimiento muy cercano de este tipo de servicios, tan delicados. El objetivo principal de este programa, es facilitar el establecimiento de un vínculo, un sentimiento de cercanía, entre la canguro y el niño que va a cuidar, de forma que su labor sea, en todo, lo más parecida  a la que pudiera realizar la propia madre. La confianza entre las dos mujeres es vital pero no suele crearse en un primer contacto, sino que se dan, varios encuentros, entre la madre y cada una de las posibles candidatas, sin dejar de tener en cuenta las características y necesidades de cada una de ellas.

Para el pequeño David, la madre de su amiga Marta es una persona muy familiar con quien sabe que puede contar, porque ella conoce todos sus secretos, y puede consolarle si tiene algún problema. Y también David experimenta, que forma parte de algo más grande: un círculo de miradas y voces amables, en el que se siente arropado y seguro.

Más información en:
Asociación Círculo Materno Infantil de Mallorca
Local social: Casal de les Dones C/Foners nº38 bajos. Palma de Mallorca
Email: info@circulomaterno.org
Teléfono: 693382777 (tardes)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails