lunes, 7 de marzo de 2011

¿POR QUÉ ME GUSTA LA COOPERATIVA BANCARIA JAK? (Colaboración de Miguel Ganzo, Banco JAK)

Julio Gisbert me ha invitado a participar en este blog para presentar de primera mano la cooperativa bancaria sueca JAK. Gracias Julio por la invitación.
En mi blog No crece en los Arboles he ido explicando poco a poco el funcionamiento de JAK y la crítica a un sistema bancario basado en los beneficios a los dueños y el pago de intereses a los ahorradores. Concretamente en una de las entradas del blog publiqué un compendio bastante detallado.  Así que los más interesados podéis descargarlo y leerlo. Son 13 páginas, ni mucho ni poco, pienso yo.
Hoy voy escribir sobre otra cosa, quiero contar por qué me gusta JAK. Aun así, para poder hablar de eso es necesaria una pequeña introducción:
JAK es una cooperativa bancaria de alrededor de 36.000 miembros. Esto quiere decir que somos 36.000 personas las que, juntas, somos dueñas de un banco. Es una cooperativa democrática en la que cada miembro adulto tiene derecho a un voto, independientemente del dinero que tenga ahorrado o prestado o de la antigüedad como miembro.  Cada miembro adulto puede ser candidato para la Junta Directiva y ser elegido por el resto de los miembros en la Asamblea General que se celebra una vez al año. Y así sucede: nuevos miembros entran a la Junta Directiva, que se renueva parcialmente cada año.
La cooperativa bancaria JAK tiene dos características que la hacen bastante única:
1.    1.- El hecho de que no usamos intereses entre nosotros.
2.   2.- La apuesta por la educación en detrimento del marketing. No hacemos anuncios en la tele. Hacemos cursos en los que aprendemos los unos de los otros. Así nos conocemos mejor, conocemos mejor nuestro banco y nos es más fácil explicárselo a nuestros amigos, o a nuestra familia o nuestros compañeros de trabajo.
Y aquí termina mi pequeña  introducción de JAK. Más detalles de todo esto los podéis encontrar en No Crece en Los Arboles.

Ahora voy a intentar explicar por qué me gusta JAK:

Me gusta JAK porque es acción directa. Me explico. Ante un problema concreto, que  los bancos comerciales y los grandes ahorradores ganan enormes cantidades de dinero a costa de muchos de nosotros que no tenemos tanto dinero, surge una solución concreta  y directa: hacer nuestro propio banco en el que eso no pase. Esto no sucede de la noche a la mañana. JAK se fundó en 1965, empezó con préstamos en 1970 y no recibió la licencia de banco hasta 1998. Y es que ”acción directa” no quiere decir “resultados inmediatos”, con acción directa quiero decir ponerse manos a la obra e ir dando los pasos que hagan falta en cada momento.

Me gusta JAK porque no es comercial sino participativo. Me explico. Cada vez que necesito un producto o servicio, como por ejemplo lechugas, recibir un masaje o tener una cuenta en un banco, tengo básicamente dos opciones. O bien compro el producto/servicio en cuestión o bien lo hago yo (sólo o en compañía).  Es decir: puedo pagar  50 euros por un masaje o puedo llegar a un acuerdo con un amigo de aprender a dar masajes los dos y dárnoslos mutuamente. Puedo ir al mercado a comprar lechugas o puedo cultivarlas yo mismo en mi jardín. Y por último,  puedo ir a un banco comercial a comprar un servicio (que me guarden el dinero, que me den un préstamo, que me cambien Euros a Dolares, etc) o puedo crear mi propio banco junto a otras personas y ofrecernos esos servicios entre nosotros. Esto último es JAK.
La sociedad contemporánea es tan compleja, al menos en la que yo elijo vivir (en una ciudad de 300.000 habitantes) que me sería muy difícil abandonar por completo el mundo comercial: es decir, hacerlo todo yo mismo o junto a otros y no comprar nunca nada. Además a mí personalmente me gusta que la esfera comercial exista también como alternativa. El problema es cuando la esfera comercial es la única alternativa, cosa que ocurre con el sector bancario en muchos países. Por eso me alegra mucho que exista JAK como alternativa cooperativista-participativa en el sector bancario. No porque todo el mundo “tenga que” ser dueño de su propio banco, pero si para que todos los que quieran, puedan.

Me gusta JAK porque usa muy poco la publicidad. Supongo que esto está  bastante conectado con lo anterior: al ser una alternativa no comercial no usamos publicidad. Pero podría ser de otra manera. Hay cooperativas que eligen el camino de la publicidad y el marketing para tener más miembros, miembros que cada vez se van pareciendo más a clientes, con lo cual la cooperativa se va desplazando poco a poco a la esfera comercial y abandonando la participativa. En JAK no usamos apenas la publicidad, y si la usamos es sobre todo para anunciar cursos, no grandes anuncios del estilo de “¿Quieres un préstamo sin intereses? Ven a JAK”
¿Y porque no hacemos publicidad? Para empezar porque cuesta dinero, un dinero que es de todos los miembros y que no queremos malgastar. Además, si podemos crecer a nuestro propio ritmo, explicándole a la gente que conocemos el fantástico banco del que somos dueños, ¿para qué necesitamos la publicidad? ¿Para crecer más rápido? ¿Pero porque querríamos crecer más rápido?, ¿sería un crecimiento sano? Entre los miembros hay opiniones para todos los gustos. Hay miembros que piensan que sí deberíamos de apostar por la publicidad y otros que piensan que debemos de seguir apostando por la línea de educación: cursos locales, nacionales, internacionales, seminarios, conferencias, artículos en prensa, blogs, redes sociales,…Como somos una cooperativa democrática haremos lo que elija la mayoría. Mi opinión personal es que no necesitamos publicidad y que usarla sería a la larga contraproducente, podrá pasar algo así como lo que pasa con esos tomates que crecen muy rápido y que son muy gordos pero que luego no saben a nada.

Me gusta JAK porque los miembros no usamos intereses entre nosotros. Yo no había pensado mucho en las consecuencias de los intereses bancarios pero lo que ocurre es una redistribución de la riqueza de los que tienen poco hacia los que tienen mucho. Es decir, justo la redistribución opuesta a la que intentamos hacer con el sistema público de impuestos. No le veo mucho sentido. Con tanto anuncio por parte de los bancos y con tanta inercia social parece como que asumimos como natural que “nuestro dinero crezca”, ¿pero qué quiere decir eso? SI mi dinero crece en un banco es:

-      1.- Porque otro cliente que está devolviendo un préstamo está pagando un extra para que me llegue dinero a mí. Ese otro cliente probablemente esté usando su sueldo para hacer frente a esos pagos. Un sueldo que gana a cambio de trabajar. Y mientras tanto mi dinero crece sin que yo trabaje. ¿Tiene esto sentido? Para mí no.

        2.- Porque el banco invierte el dinero en diferentes fondos que generan beneficios. El banco se queda con una parte y me da a mi otra. ¿Pero de donde salen esos beneficios? Puede ser que el banco compre acciones de una empresa de telefonía y que esta empresa vaya tan bien que al final de año haya un reparto de beneficios entre los accionistas, entre ellos mi banco. Pero por qué tiene la empresa tantos beneficios, ¿no debería de usarse ese dinero para pagar mejor a los empleados? ¿o para que los becarios dejen de ser becarios y puedan empezar a trabajar y a cotizar?, ¿o para que haya menos despidos? La empresa tiene que tener beneficios porque los accionistas, entre ellos mi banco, presionan para ello. Y yo no quiero ser parte de una maquinaria que presiona a las empresas para que se comporten así.

He llegado a la conclusión de que si “mi dinero crece” eso quiere decir que algo está pasando por detrás que como mínimo es dudoso. Incluso si mi inversión es en una cooperativa de paneles solares. El hecho de que mi dinero crezca implica que la cooperativa de paneles solares me tiene que pagar beneficios, beneficios que podrían usarse para reinvertir en la propia cooperativa…y así poder tener más paneles solares. Sí, si gano dinero sin trabajar es a costa de algo. En fin, que me gusta JAK porque me ha hecho ver con nuevos ojos algo bastante fundamental: que ganar dinero sin trabajar en principio no está bien. Y que las excepciones hay que estudiarlas con cuidado. Lo sorprendente es que lo de ganar dinero sin trabajar esta socialmente bien visto ¿Hasta cuándo?

Y por último me despido con quizás el factor  más importante que hace que siga trabajando con ganas: me gusta JAK porque aprendo mucho.

Saludos desde Malmö, Suecia
Miguel Ganzo,
Coordinador de Relaciones Internacionales en JAK Medlemsbank





1 comentario:

  1. interesante la informacion, que escribis en el blog, espero tener tiempo y seguir leyendolo. un saludo desde cordoba, barricasbarricas

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails